Esa vieja pipa

Paul Cézanne - Hombre con pipa
Autor: Gregory L. Pease
Fuente Original: This old pipe
Fecha de Publicación: 01 de Noviembre 2011

La primera vez que tomé en serio esto de las pipas, y más específicamente, el trastorno pernicioso comúnmente conocido como coleccionar pipas, estuve asesorado por un par de viejos canosos, es decir más viejos todavía de lo que yo estoy ahora, que siempre me sermoneaban que las pipas de antes eran mejores. Con paciencia me explicaban, con un relámpago de juventud en sus ojos, que en los tiempos de antaño, las pipas se fabricaban con brezos prehistóricos, construidas por artesanos que empezaron su aprendizaje en útero, y que las pipas modernas son dignas de la misma atención que se le prestaría a una copia del Hombre con pipa de Cézanne, vendida por un artista aficionado desde la cajuela de su viejo Chevrolet en el estacionamiento de un Home Depot [Ndt: una cadena de almacenes americanos]. ¡Que contentos se ponían! fumando en sus viejos brezos, pavoneándose con que el buen fumar es un arte en extinción y que el arte de fabricar pipas, el verdadero, ya se murió hace mucho tiempo, solo que nadie ha tenido la decencia de enterrarlo para siempre, y lamentando de que es una lastima que yo me había perdido esa Edad Dorada (y apuesto que cuando eran niños, alguien más le echó ese mismo cuento).

Uno de aquellos niños viejos se negaba rotundamente a fumar cualquier pipa hecha después del principio de la segunda guerra mundial. Cuando le pregunté la razón, me dijo que era debido a la calidad de las boquillas. Mira esta, por ejemplo – me decía sacando una vieja pipa apestosa y con la cazoleta ennegrecida e incrustada, apuntando a su boquilla masticada que parecía haber salido de un proyecto de ciencias mal hecho – Sabes, esta vieja goma sabe mucho mejor cuando se vuelve verdosa. El material con que se fabrican las nuevas, simplemente no sabe bien – confieso que uso mantener mis boquillas relucientes como espejos, desde ese asqueroso sermón – ¿Y esas boquillas de plástico? se rompen en seguida cuando uno las mastica, mírala de nuevo – y lo hice, tratando de ocultar cualquier indicio de repulsión – Esta boquilla se hizo en los tiempos que fueron, y sigue siendo perfectamente utilizable – y no le mencioné que parecía una boquilla remplazada y además, ese malo olor. Me hubiese gustado preguntar… En esos tiempos que fueron, a parte de las boquillas acrílicas… ¿tampoco fabricaban escobillas?… pero no tuve el valor para hacerlo.

¿Hay algo de verdad en que las viejas pipas son las mejores?

Por supuesto, la posición de mi viejo amigo era probablemente fuera de foco, y ciertamente extrema, pero la idea de que las pipas fabricadas en los viejos tiempos fueran mejores de las de hoy en día sigue siendo expresada a menudo, aún que un poco más suavemente, por los que han estado metidos en eso de las pipas por mucho más tiempo que yo. La pregunta se queda. ¿Hay algo de verdad en que las viejas pipas son las mejores?

Poseo algunas pipas verdaderamente antiguas en mi colección, una de las más notables es una Dunhill Prince de 1918. Es una pipa absolutamente maravillosa, en todo sentido. Ha sido fabricada magníficamente y provee una fumada deliciosa y fresca, pero… ¿es una gran pipa porque se hizo cuando el brezo era mejor?… ¿o lo es porque ha sido fumada por décadas? ¿o lo es, porque simplemente lo es?

La verdad es que, a partir de la afirmación que las pipas eran mejores hace cincuenta años, es imposible sacar alguna conclusión racional. A menos que de repente tengamos acceso a muchas pipas sin estrenar de la era de los días supuestamente felices, todo lo que tenemos para respaldar esa opinión son solo anécdotas y pipas de segunda boca, y ambos puntos vienen con sus propias series de problemas.

Paul Cézanne - Jugadores de cartasCon los años, he tenido la oportunidad de estrenar unas pocas pipas antiguas, y la experiencia ha sido una especie de cajón de sastre. Un par de hermosas GBD de los años ’40 fueron muy difíciles de aculotar, ofreciéndome fumadas ásperas durante la primera docena de cargas o hasta más, luego finalmente se estabilizaron un poco, pero nunca alcanzaron el nivel de grandes fumadoras, ya sea porque no llegué a fumarlas lo suficiente o porque el brezo de que están hechas no estaba a la altura de mis expectativas. En cambio, una Parker de los años ’30 sin estrenar, que es una pipa de segunda de la misma Dunhill, brindó fumadas excepcionales desde el principio. Entre estos dos extremos, una Charatan sin fumar (no de gama alta) de los años ’50 resultó ser bastante buena, pero nada como para emocionarse. También he podido estrenar unas pocas pipas de fabricación francesa, terminadas recientemente a partir de cazoletas de los años ’30, con resultados desde muy bueno al excelente. Pero no califico su sabor como particularmente mejor que las mejores pipas de hoy en día. Hay más pipas de las que podría hablar, algunas buenas, otras no tanto. Obviamente, todo esto no es suficiente como para hacerlo pasar por un estudio real. Mi muestra no es muy grande, ni cuidadosamente seleccionada, y las conclusiones que podría sacar serían provisionales, en el mejor de los casos. Sin embargo, si tuviera que sacar un veredicto, uno sin soportes en lo absoluto, simplemente tendría que ser este: algunas pipas antiguas eran buenas, otras no. Conversaciones con unos pocos coleccionistas, algunos que han estado empapados del tema mucho más que yo, han dado lugar a la misma no-conclusión.

¿Qué pasa con las pipas de hoy? Tengo un poco más de experiencia de la que puedo sacar datos, así como de las historias de compañeros pipafumadores, o de la comunidad en linea en general. He fumado casi cualquier cosa desde las económicas pipas hechas a maquina hasta las algo exóticas de alta gama. Algunas han resultado ser fantásticas, unas pocas terribles y la mayoría han caído entre las aceptables y las muy buenas. Estadísticamente, para mis gustos algunas marcas han producido el mayor numero de pipas notables que otras, y he tenido muy pocas malas experiencias con artesanos que trabajan con limitados volúmenes de producción y que seleccionan y curan cuidadosamente sus brezos, prestando atención a esos detalles constructivos que pueden afectar las características de fumada de una pipa. Hasta aquí, nada concluyente, así que algunas grandes y otras, no tanto.

Hay que precisar un par de cosas sobre las pipas usadas, y la razón por la que no se pueden tomar en plena consideración a la hora de juzgar los méritos relativos de las pipas de ayer contra las de hoy. La primera, y la más obvia, alguien más hizo el a veces doloroso trabajo de estrenarlas. Por mucho que pueda llegar a disfrutar las primeras cargas en una nueva pipa, nunca son las mejores. A medida que la pipa se estrena y su brezo se sazona, absorbiendo los aceites y los aromas del tabaco, se van eliminando cualquier residuo de fabricación y poco a poco su cazoleta se va curando con la formación de un sutil aculotado, y fumar en esa pipa se torna más sabroso, la fumada es más fresca y deliciosa. Dicho simplemente, cuanto más se fuma una pipa y cuanto más se cuida, tanto mejor se vuelve. Sin embargo, hay algo posiblemente más importante que considerar.

Paul Cézanne - Hombre con pipaHace cincuenta años, cuando las pipas eran tan comunes como los sombreros entre los hombres adultos, las fabricas compraban el brezo por toneladas y se producían millones de pipas cada año. Incluso en una época no tan lejana como la de los ’70, pocos cultivaban el pasatiempo de coleccionar pipas, la mayoría solo llenaba su pipa, la prendía, la fumaba hasta que hubiese tabaco por quemar y luego, volvían a empezar. La pipas era una herramienta de fumar, y si el utensilio no funcionaba, simplemente terminaba en la basura. Piensa en ello. ¿Dónde están aquellas decenas de millones de pipas hoy? Cuando hoy compramos una vieja pipa usada, la estamos seleccionando de un inventario que se ha ido espontáneamente purgando durante las décadas. Las pipas que han sobrevivido, después de haber sido fumadas durante mucho tiempo, es probable que fumen muy bien. Echemos un vistazo a algunos otros factores.

Es cierto que hace cincuenta años los brezos maduros eran mucho más abundantes. Tanto los fabricantes como los cortadores comentan que el buen brezo es siempre más difícil de encontrar, más duro de desterrar y que ya no queda tanta gente dispuesta a hacer ese arduo trabajo. Sin embargo, la demanda hoy no es tan grande como lo era antes, tampoco. Hace cincuenta años, había mucho más fumadores de pipa y las fabricas producían millones de pipas por año para satisfacer la demanda. Teniendo en cuenta ese tipo de volumen, es difícil imaginar, aún tan solo especulando, que el brezo pudo haber sido constantemente seleccionado con extremo cuidado, curado y sazonado a la perfección por hábiles artesanos, capaces de transformar esos fascinantes instrumentos de fumar en pipas de una calidad uniformemente excelente. Ciertamente, algunas fabricas tuvieron un mayor cuidado en todos los aspectos de producción y otras, menos.

Hoy en día, con un estimado de menos de un millón y medio de fumadores de pipa en Estados Unidos, y las mayores fabricas produciendo no más de cien mil pipas por año, la demanda de brezo es obviamente mucho menor. El cortador de brezo puede ser más selectivo, también porque se han desarrollado mayores habilidades en la comprensión de este material. Los fabricantes de pipa, también, se han vuelto precisos sobre que madera utilizar, y como hacerlo. Debido a menores volúmenes, pueden seleccionar su brezo más cuidadosamente, y muchos han desarrollado sus propios métodos especiales de curado y secado, para aumentar las probabilidades de fabricar excelentes pipas.

…depende de las pipas, y del fumador…

Adicionalmente, los fumadores de pipa actuales han puesto en alto el listón con conceptos antes a menudo desatendidos como flujo de aire, geometría de la cámara de condensación, prestaciones generales y comodidad. Puedo sin dudas afirmar que algunas de las pipas más recientes en mi colección son del mismo nivel de cualquiera de las viejas pipas que he tenido, o aún mejores. Por lo tanto, ¿son las viejas pipas mejores que las nuevas? Depende de las pipas, y del fumador. Volvemos a la misma no-conclusión.

Una ulterior consideración. Al juzgar las pipas de antaño como mejores, no podemos olvidar la influencia que la nostalgia puede ejercer, sobretodo hablando de pipas usadas. Soy el primero en admitir que a menudo me siento transportado sobre las olas de la nostalgia cuando fumo mis viejas pipas usadas, preguntándome donde han estado esas pipas, quien pudo haberlas fumadas, como era el mundo del fumar en pipa cuando vieron sus natales. Es un placer todo peculiar que puede alterar nuestra objetividad a la hora de evaluar el gusto y las características de una pipa. Las viejas pipas, las nuevas, todas las buenas pipas encelan en sus cazoletas el potencial de convertirse en pipas maravillosas. Tenemos que tener cuidado con ese especie de inadvertido elitismo que podríamos cultivar por aferrarnos a creencias dogmáticas. Si lo hacemos, podemos perdernos algunas experiencias placentera y, aún peor, podemos correr el riesgo de alejar aquellos que no comparten nuestras tercas convicciones.

Una cosa está muy clara; como he mencionado en una de mis ultimas columnas, las mejores pipas son las que uno goza fumándoselas con frecuencia y durante un largo periodo de tiempo. Nuevas pipas, a través del uso y del paso del tiempo, eventualmente se convierten en viejas pipas, así que la última pregunta puede llegar a volverse discutible. Sin embargo sospecho que, dentro de cincuenta años, habrá quienes insisten que las pipas de hoy son mejores de las que estarán disponibles para ellos. Me pregunto si van a estar en lo cierto.

Las mejores pipas, son las que uno goza, fumándoselas

En realidad, no siento de haber perdido mucho por no vivir la Edad Dorada del fumar en pipa. En los treinta años que he sido fumador y coleccionista de pipas, he tenido la oportunidad de poseer y fumar un montón de pipas maravillosas, viejas y nuevas, y he reunido una colección de los dos frentes que me proporciona a diario un inmenso disfrute. Hoy, tengo la suerte de gozar de la amistad de artesanos de pipas de todo el mundo, y tengo pipas que se realizaron exclusivamente para mi. Tal vez la pipa promedio era mejor en aquel entonces que hoy en día, tal vez no, es un interesante tema de conversación para compartir con nuestros compañeros pipistas, pero no hay nada que podamos hacer para cambiar el hecho que el tiempo ha pasado, y las cosas son diferentes. Cualquiera sea tu lado de la moneda, carga y prende una de tus pipas favoritas, y disfruta de la variedad de opciones que nos han brindado la larga historia del brezo y las facilidades de la comunicación global.

Hoy, es un gran momento para ser fumador de pipa. Tu turno.

espacio entre secciones

Nota sobre el Autor: Gregory L. Pease es considerado un experto de fama mundial en materia de tabacos. Es el maestro mezclador de la famosa marca que lleva su nombre y además de las mezclas Two Friends, juntos con Craig Tarler (de la casa Cornell & Diehl). En el pasado produjo otras mezclas famosas, bajo la marca Friedman & Pease.

(Traducción autorizada por Gregory Pease, el texto publicado es cortesía de sitio web Pipes Magazine)

(Hacer sobre las miniaturas para visualizar las imágenes a tamaño real)

10 pensamientos en “Esa vieja pipa

  1. SOY UN NOVATO EN ESTE MUNDO DE PIPAS , ME INTERESA MUCHO EL ARTE DE FUMAR EN ESTOS ARTEFACTOS QUE PUEDEN FORMAR PARTE DEL RESTO DE TU VIDA. EXCELENTE ARTICULO. SALUDOS DESDE GUADALAJARA JALISCO MEXICO

  2. Luigi, gracias por el artículo. Sería posible disfrutar las entradas completas en los rss y no solo un extratcto? Mil gracias de nuevo

    • Amigo Sebastián, por lo general, los feeds son extractos de las últimas entradas y no relatos completos. Además, llevo más de dos años sin publicar material nuevo y al momento de escribir no tengo planeado de hacerlo :) Un abrazo.

  3. Poseo algunas pipas de brezo, compradas en un mercadillo en Valparaiso, todas inglesas ya que en el siglo XIX y hasta la apertura del canal de Panama, Valparaiso era el principal puerto del Pacifico Sur. Los ingleses, como no, hacian sus negocios e inundaron los cerros de esta increible ciudad, que cuelga sobre el mar. Dicho mercado, llamado Persa, me ha permitido comprar algunas bellezas, que no fuman demasiado bien y otras sin boquilla que luego de consentirlas un poco, se han transformado en mis favoritas ( una arenada bulldog negra liviana hasta lo increible que le llamo palta, por su parecido con dicho fruto, el nuestro al menos). Sin embargo, muchos pensaran que estoy loco, pero me gusta mucho la pipa de espino, un arbol muy comun en Chile. Desconozco si existe en otros paises. Da el mejor carbon, no tiene otros usos salvo el de producir lena y carbon hasta donde se. Las pipas de Espino son contundentes, indestructibles, incombustibles y la veta es muy hermosa. La madera es mucho mas pesada que el Brezo pero, al menos a mi, me gusta sentir una pipa con cierto peso. Alguna experiencia con este tipo de madera? Saludos desde Chile.

    • Amigo Mauricio, no he tenido la oportunidad de experimentar con pipas de otros materiales que no sean el clásico brezo y la espuma de mar. Normalmente las pipas hechas con maderas no curadas el suficiente tiempo ya sea por el hombre o por la naturaleza (al fin y al cabo, el brezo es una raíz que no es tallada hasta que alcance las dimensiones adecuadas) brindan una fumada más caliente que lo usual. Disfruta de tus pipas de espino, lo importante es echarle buen tabaco! Un abrazo.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s